Volver a los detalles del artículo ¡A civilizar la raza! Prohibición constitucionalista de la tauromaquia en 1916